El auge de los cajeros automáticos de criptomonedas

fmlaser1035.com

Los cajeros automáticos de Bitcoin se han instalado en múltiples países del mundo desde el año 2013, y hasta la actualidad han ganado mucha popularidad entre los aficionados de las criptomonedas. Desde el primer equipo en las afueras de un café de Vancouver, la cifra se ha incrementado exponencialmente, hasta llegar a casi 4.000 ejemplares a nivel mundial en donde están incluidos varios países de Latinoamérica.

Este acontecimiento importante en materia de criptoactivos significa un gran avance para la aceptación y uso de estas monedas virtuales por parte de la sociedad en general, dando paso a la facilidad de comprar y vender Bitcoin y otras criptomonedas desde la comodidad de un cajero automático.

Resulta curioso que del total de cajeros en el mundo, sólo un 54% son compatibles con varias de las criptomonedas existentes como Litecoin (LTC), Ethereum (ETH), Bitcoin Cash (BCH), Dash (DASH), Monero (XMR), Zcash (ZEC) y Dogecoin (DOGE). El porcentaje restante de equipos está dedicado solamente a las transacciones con Bitcoin, por ser la criptomoneda más popular hasta el momento.

En cuanto al número de equipos, la mayor cantidad de  ellos se encuentra en Estados Unidos, contando con más de 2.400 ejemplares, seguido de Canadá con casi 700 hasta el día de hoy según cifras del radar de cajeros de ATM coinatmradar.

En Latinoamérica, Colombia encabeza la lista del país con más cajeros de este tipo, sumando 27 de ellos, lo siguen Panamá y México cada uno con 11 cajeros, luego República Dominicana con 8, Argentina con 5 y Ecuador y Costa Rica con 3 respectivamente.

En otros países del continente sudamericano como Perú, Brasil y Chile también pueden conseguirse estos dispensadores de criptomonedas pero son muy poco comunes, quedando detrás de los primeros nombrados.

Por su parte, España cuenta con más de 70 cajeros hasta la fecha, incorporándose al top 5 de los países con más equipos en el mundo, siendo el segundo país europeo del top detrás de Reino Unido, el cual ha instalado 210 de ellos.

Además del número creciente de equipos que están a disponibilidad de las personas en todo el mundo, su uso ha aumentado con el tiempo, tal y como se muestra en el siguiente gráfico:

Fuente: coinatmradar.com

Como se observa, la popularidad de los equipos ha crecido de forma acelerada, disparándose cada vez más a favor de las criptomonedas y su usabilidad según cifras oficiales de ATM.

Igualmente, el auge de estos dispositivos ha crecido debido al marcado interés que se ha creado, sobre todo por la generación de los “millennials” hacia la movida de las criptomonedas y la seguridad de su uso, lo que ha hecho que se expanda a diferentes áreas de la vida social.

Este avance, significa un arranque en la convertibilidad de las criptomonedas como una manera de hacer transacciones y pagos de forma rápida y segura sin necesidad de recurrir a intermediarios, tal y es la misión principal por la que nacieron estas monedas.

Si bien la implementación de estos dispositivos va en aumento, se necesita una aceleración masiva para ser aceptado y usado en todos los lugares del mundo, tal y como se realiza con los cajeros convencionales.

Todo este movimiento trae como resultado un aumento en el interés de las personas hacia la movida de criptoactivos, además de facilitar las transacciones con estas monedas a través de los dispensadores de monedas virtuales y aunque todavía no sean tan comunes como los cajeros automáticos de la moneda convencional, han ganado terreno como una opción de vanguardia para la compra y venta de criptomonedas.

A su vez, a parte de los beneficios evidentes que trae el contar con cajeros automáticos de criptomonedas, el que las personas observen el uso de estos equipos fomenta la confianza y la familiarización de la población en general con estos equipos, ayudando a la transición hacia una sociedad más libre y transparente basada en el blockchain.


ProEconomía es una organización independiente que ofrece análisis disponibles para todos gracias a las contribuciones de nuestros lectores y colaboradores.