Efecto Casa de Dinero

Efecto casa de dinero
Fotografía: moerschy

Nuestra contabilidad mental, poco racional, pero profundamente humana, nos hace ver determinadas ganancias como distintas al capital que lo generó, fomentando actitudes de mucha mayor toma de riesgos.

El efecto “casa de dinero” explica la natural tendencia de los inversionistas a asumir un mayor riesgo cuando invierten dinero ganado “extra” que cuando invierten sus ahorros de base o una parte de sus salarios. Este efecto se refiere a un patrón crónico en el que las personas adquieren intencionalmente un riesgo mayor después de una experiencia de inversión rentable.

Este efecto sugiere, por ejemplo, que las personas tienden a comprar acciones de mayor riesgo, bonos u otras clases de activos después de operaciones rentables. Por ejemplo, después de obtener una ganancia a corto plazo de una acción con una beta (prima de riesgo) de 1.5, no es raro que un inversionista comercialice una acción con una beta (prima de riesgo) de 2 o más. Esto se debe a que el reciente resultado exitoso en la negociación de la primera acción con un riesgo superior al promedio reduce temporalmente la aversión al riesgo del inversionista. Por lo tanto, este inversor busca aún más riesgo, pudiendo realizar varias transacciones peligrosas seguidas, tolerando pérdidas parciales, siempre que aún siga conservando algo de su ganancia original.

La contabilidad mental, término acuñado por el nobel Thaler, se refiere a un sistema implícito de contabilidad que tenemos los seres humanos, no del todo racional en términos neoclásicos, y que burla de alguna manera la teoría de la utilidad esperada de un inversor racional. Se afirma que el efecto “casa de dinero” es un ejemplo de esa contabilidad mental “poco racional” de muchas personas, donde el capital se separa de las ganancias recientes, lo que lleva a los jugadores a ver esas ganancias como más desechables, y por lo tanto asumiendo mayores riesgos con dichas ganancias.

Nuestra contabilidad mental, poco racional, pero profundamente humana, nos hace ver ganancias grandes o inesperadas como distintas del resto de su riqueza (el capital que lo generó), por lo que los jugadores están más dispuestos a apostar más riesgosamente con esas ganancias que lo normal. Los individuos mantienen cuentas mentales diferentes para diferentes fuentes de riqueza, por ejemplo, ingresos salariales corrientes, dinero de una ganancia inesperada, etc.En consecuencia, estas cuentas mentales del dinero se tratan de manera diferente y se resuelven por separado también, violando todos los axiomas de la economía racional y neoclásica.

De esta forma, la natural aversión a la pérdida de los seres humanos, que es el principio básico del comportamiento de toma de decisiones, sufre una reducción con el efecto “casa de dinero”, ya que hay mayor tolerancia a la pérdida (o el riesgo de pérdida) ante ganancias grandes y poco esperadas.

En síntesis, las personas suelen ser más arriesgadas ante la ganancia extraordinaria, usando esquemas de contabilidad mental más conservadores para el capital inicial y las ganancias normales, y más arriesgados para las ganancias extraordinarias, al estilo de los apostadores de casino con el “dinero de la casa”.

Leer: ¿Cómo ser un inversionista exitoso?


ProEconomía es un medio digital independiente que se mantiene activo gracias a las donaciones sus colaboradores y lectores.

El proceso tarda unos 30 segundos. Y hace toda la diferencia.



Compartir
Economista. Posgrado en Neurociencias Cognitivas Aplicadas a las Organizaciones. Aficionado a la Neuroeconomía.