¿Cómo ser un inversionista exitoso?

Aunque muchos piensen lo contrario, poder lograr la libertad financiera está al alcance de todos; son algunas conductas y estrategias las que separan al trabajador tradicional de un inversionista exitoso ¿Ya sabes cuales son? A continuación te explicamos cómo puedes lograrlo y convertirte en un inversionista:

Disciplina

Este es el factor más importante, para atinar en buenas inversiones hay que ser constante, evaluar todas las variables y aprender a controlarlas, con el fin de alcanzar el objetivo y no abandonar el proyecto en una etapa inicial, no es nada fácil pero existen técnicas que pueden ayudar a desarrollar la disciplina, consiste principalmente en aprender a dominar la conducta, aprender a tomar decisiones, planificar, tener iniciativa y una buena imaginación.

Inteligencia emocional

Con esto nos referimos a las características y habilidades que una persona desarrolla para entender o reconocer las emociones propias y ajenas; para poder controlar las emociones. Un gran truco para hacer realidad esto es detenernos y cuestionar los sentimientos que pasan por nuestra mente antes de actuar ante alguna situación, debido a que en nuestra mente se procesa el cómo vamos a reaccionar ante algo o alguien y eso se refleja en las emociones.

Aunque las emociones están casadas a nuestra parte primitiva y biológica, con el tiempo puede desarrollarse el arte de la inteligencia emocional en la vida personal y en los negocios, y es que el saber controlar las emociones es tan fundamental a la hora de ser un exitoso inversor como lo es el dinero para invertir.

En el ámbito financiero impacientarse o acelerarse es uno de errores más comunes de los principiantes. En muchos casos, se posee el dinero disponible para invertir y se hace una inversión impulsado por una emoción del momento, lo cual puede ser catastrófico para las finanzas. Lo importante es saber cuándo tranquilizarse y tomar las decisiones adecuadas, no dejarse llevar, para comprar o vender.

Un gran tip es enfocarse en lo que sabemos hacer, es algo simple y poderoso, aún así la mayoría de la gente no sabe cuáles son sus fortalezas y sus debilidades, por lo que cometen siempre los mismos errores.

Plan de trabajo

A la hora de invertir, no todo tiene la misma importancia y tampoco se puede hacer todo a la vez, por ello se deben distribuir las tareas entre los miembros del equipo, con un periodo de tiempo para que se realicen cada una de ellas. Por otro lado, si se trabaja solo, el plan debe estar adaptado a las capacidades de la persona y abarcar las tareas con un excelente manejo de tiempo.

¿Qué debemos considerar para hacer un buen plan de trabajo?

El primer paso es determinar los objetivos que se quieren alcanzar, en cuánto tiempo y cuáles son los obstáculos que se están presentando y que posiblemente se presentarán.

Posteriormente, se debe evaluar los recursos humanos y materiales que se necesitan, junto a las estrategias que se implementaran para llevar a cabo el trabajo, es vital elegir un buen equipo de trabajo porque son los que estarán allí para apoyar cada vez que se necesite.

Finalmente, cuando ya se tenga establecido el plan, éste se debe estar revisando constantemente, con el fin de hacerle un refrescamiento cada cierto tiempo tomando en cuenta la variabilidad de los escenarios.

También, es vital ser realista, hacer proyecciones alcanzables, esto también generará confianza en el proyecto y justificar cada cosa que se plasma en el plan con buenos argumentos, así se respalda el plan de inversión.

Asesoramiento

Es una buena idea permitir que un experto en el tema ayude con la gestión de la inversión. La experiencia y el conocimiento juegan un papel fundamental cuando hablamos de este tema.

Existen beneficios de contar con un asesor financiero, su único propósito es que su cliente tome las mejores decisiones, brindan objetividad en la información, control exacto de la situación económica y un análisis global de la situación económica, este punto es importante ya que las decisiones de inversión que las personas toman cuando desconocen del tema están influenciadas por lo que leemos en las noticias o por lo que las personas dicen.

Si en un principio no tienes presupuesto para pagar un asesor experto, puedes pedir ayuda en fundaciones y Organizaciones No Gubernamentales que se dediquen al tema.

Diferencia entre inversión y gasto

Cuando se habla de gastar es cuando se compran cosas para satisfacer una necesidad básica o un deseo, puede entenderse como comprar un bien, mientras que invertir es la compra de un activo que generará beneficios en el futuro, aprender a reconocer cual es una inversión es bastante importante ya que algunas veces los gastos se confunden con una inversión y ésto puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en las inversiones a largo plazo.

Cuando nos adentramos en el sector inmobiliario podemos entender esto con un ejemplo, la casa donde se vive es un patrimonio porque allí resides, en lugar de vivir de ella es un beneficio para la calidad de vida pero no por eso es bueno para el bolsillo.

Por otro lado, es una inversión cuando se obtiene una suma de dinero mayor a la de inicio, donde sea puedan generar flujos o utilidades de capital, es decir, rentando la casa o cuando se vende a un mayor  precio.

Ser inversionista no es fácil, pero tampoco imposible, se debe tomar en cuenta el riesgo de tener pérdidas en cada inversión, esto es un proceso y con la experiencia que se va adquiriendo, se va volviendo más sencillo, claro está que todas las inversiones no tienen el mismo riesgo pero tampoco la misma ganancia. Te recomendamos tomar en cuenta estos consejos y seguir investigando en el tema.


ProEconomía es una organización independiente que ofrece análisis disponibles para todos gracias a las contribuciones de nuestros lectores y colaboradores.