Big Data y Economía, una relación que ha llegado para quedarse

Fotografía: Archivo

Es incuestionable que la tecnología y sus avances siempre tienen un impacto absoluto en el desarrollo de la economía. Cualquier nueva idea, nueva máquina o innovación deja su huella en el sector económico de una forma o de otra. Y esto es algo que además, sucede a escala global.

Tan solo hay que ver cómo la robótica cambiará el panorama laboral dentro de poco, incluso cómo cualquier empresa a día de hoy integra soluciones en la nube para mejorar su rendimiento. Los avances tecnológicos llegan para quedarse en el ámbito laboral y económico con el objetivo de hacer las cosas más fáciles.

Y uno de los que más impacto está teniendo actualmente es el Big Data. Esta tecnología, que nace de la necesidad de controlar y poder estudiar las ingentes aglomeraciones que se generan en internet, está generando nuevas oportunidades y está mostrando un gran potencial.

Su relevancia es tal que, para muchos, puede resultar especialmente interesante cursar un buen Máster en Big Data. En este sentido, la Escuela de Negocios y Dirección – ENyD ofrece una propuesta especializada de lo más interesante. Un claustro docente de calidad y una metodología online, perfecta para los tiempos que corren.

Pero volviendo al panorama económico general, es imposible negar la notable influencia del Big Data. Lejos de ser un fenómeno pasajero, es algo que ha afectado directamente a los cimientos de muchísimos sectores. Tan solo hay que echar un vistazo, por ejemplo, a las criptomonedas y su íntima relación con este concepto tecnológico. Y ese es tan solo uno de tantos reflejos generados por esta tecnología.

Big Data, la nueva revolución de la economía

¿Qué es exactamente el Big Data y para qué sirve? Para entender mejor lo que puede implicar de cara al sector económico, es fundamental saber qué es. Esta tecnología se centra en la recopilación de datos a través de medios digitales.

Ni que decir tiene que, en la actualidad, viendo cómo todo el mundo se conecta a internet, cómo hay personas que compran tantísimo a través de tiendas online, que se registran en webs o que, simplemente, postean en redes sociales, se puede hacer una idea aproximada del volumen de datos que se almacenan en las redes.

En el seno del Big Data nacen los algoritmos que sirven para entender y para dar orden a esta enorme masa de datos, de forma que se establecen relaciones con las que se pueden obtener estadísticas y datos de lo más interesantes para cualquier empresa. Porque en internet es posible que un nombre y un número que no tengan relación a priori, terminen por determinar una tendencia clarísima de una buena porción de la población.

¿Cómo influye el Big Data en la economía?

Imagina poder detectar cualquier cambio de tendencia en la economía de un país cualquiera a tiempo real. Ahora, asume que no es algo ilusorio, es una realidad que ha sido posible gracias al Big Data, que permite a los negocios y hasta a las grandes instituciones tomar medidas con rapidez para potenciar su economía.

Una forma más eficiente de adaptarse a cualquier cambio en cualquier mercado gracias, además, a la capacidad de esta tecnología de actuar a escala global. Obviamente, es algo que requiere muchos recursos y personal más que capacitado, pero la situación es la que es, y su efecto es innegable.

Además de eso, gracias al potencial de esta nueva propuesta tecnológica, se pueden detectar patrones que sirvan para predecir cualquier movimiento de grandes segmentos de población. A nivel empresarial, esto simplemente es revolucionario, ya que permite a los negocios diseñar nuevos productos y servicios que encajen perfectamente con el público.

También ayuda a amoldarse a los nuevos cambios, a predecir las tendencias de consumo, a detectar cualquier necesidad emergente o incluso a verla antes de que tenga lugar con mayor eficacia. Sin ir más lejos, el Big Data es totalmente determinante para el marketing, que cada vez se vuelca más en el análisis y la ciencia de los datos para potenciar su eficiencia.

Los algoritmos que se generan dentro del Big Data se encargan de hacer su información legible, accesible y entendible. Por eso mismo, pueden ayudar tanto a detectar tendencias de consumo como a predecir el desarrollo económico de cualquier país con tan solo repasar noticias de economía y finanzas.

Un potencial prácticamente infinito que muestra fácilmente lo que es capaz de hacer en el territorio económico y que no hace más que afianzar que esta tecnología ha llegado para quedarse y para ganarse un sitio en lo más alto del futuro de la economía. Y eso que todavía es un terreno al que le queda muchísimo rodaje por delante.


ProEconomía es una organización independiente que ofrece análisis disponibles para todos gracias a las contribuciones de nuestros lectores.