Robinhood: La plataforma que está revolucionando el mercado financiero

Fotografía: Andrew Harrer / Getty Images

Robinhood es una plataforma que está revolucionando el mercado financiero y disfrutando de un pico de popularidad al permitir a personas comunes y corrientes participar en la compra y venta de activos financieros.

Un poco de historia

Robinhood fue fundada en abril de 2013 por Baiju Bhatt y Vlad Tenev, dos egresados de Stanford en Menlo Park California, con el objetivo de “democratizar” las finanzas y hacerlas más accesibles a los jóvenes y pequeños inversores.

El nombre de la plataforma proviene de su misión de “proporcionar acceso a todos a los mercados financieros, no solo a los ricos”. Es por eso que el perfil de los clientes que ingresan a Robinhood promedian los 30 años de edad y generalmente son pequeños inversores novatos en el tema.

En julio de 2019, Robinhood había recibido una inyección de capital, por unos $323 millones, lo que le daba en ese entonces una valoración de $7.600 millones. En total hasta el momento, lleva recaudado de sus inversores $1.200 millones.

Ya en mayo de 2020, durante su última ronda de financiación logrando recaudar $280 millones y valorando la compañía en $8.300 millones. Dicha inversión fue liderada por Sequoia Capital.

El negocio

Robinhood ofrece a sus clientes poder hacer trading de acciones y criptomonedas libre de comisiones a través de su web y de su aplicación móvil.

Su modelo de negocios consiste básicamente en recibir órdenes de compra y venta de acciones de sus clientes y luego las envía a diferentes bancos de inversión para su ejecución, los cuales le dan a la plataforma un pequeño pago por acción tranzada.

Por tanto, los “corredores de descuento” como Robinhood se benefician en buena medida con el flujo de órdenes recibidas. Si bien los pagos que reciben son muy bajos, al transar altos volúmenes de órdenes, la cantidad de dinero recibido puede ser importante.

Todo lo contrario a lo que hacen los “brokers de servicio completo”, los cuales cobran por asesoría, análisis, investigación, planes personalizados, etc.

Fuentes de ingresos

Resulta un poco difícil tener un desglose completo de las diferentes fuentes de ingresos de la Robinhood, debido a que, al ser una empresa privada que no cotiza en bolsa, no está obligada a presentar públicamente sus estados financieros. Sin embargo, deben tener un auditor externo, someterse a regulaciones y presentar anualmente su balance auditado ante la SEC.

En 2018 Robinhood generó un estimado de $69 millones de ingresos por el flujo de órdenes realizadas, lo cual significó un aumento de 227% respecto al año anterior, siendo además el 40% del total de ingresos que recibió la compañía ese año.

Otras fuentes de ingresos son las comisiones para miembros “Gold” ($5 p/mes), lo que da al cliente acceso a operaciones apalancadas, otros instrumentos de inversión, además de intereses por el dinero depositado sin invertir y descuentos por compras con la tarjeta de débito de la compañía.

Este tipo de modelo de negocio tuvo un salto exponencial a partir del auge de las plataformas de trading online para smartphones, y las políticas del 0% de comisión. Política que fue adoptada por Robinhood desde sus comienzos.

En diciembre de 2019, Robinhood había pasado los 10 millones de cuentas activas, muy por encima de los 2 millones que tenía en 2017.

En la actualidad, esta plataforma permite hacer trading con una variedad de instrumentos, como: acciones, ETFs, opciones, criptomonedas. Además de ADRs (American Depository Receipts) de más de 250 compañías en el mundo.


ProEconomía es una organización independiente que ofrece análisis disponibles para todos gracias a las contribuciones de nuestros lectores.