El entrenador de los CEO de Silicon Valley

Fotografía: Archivo

Una persona en la que podían confiar, que los escuchaba y que a su vez podían recibir un feedback, incluso con severidad cuando era necesario. Este personaje era Bill Campbell, llamado «el entrenador» porque asesoraba a los ejecutivos más importantes de la tecnología. Campbell era posiblemente el hombre más influyente y uno de los más queridos, en Silicon Valley.

En sus 30 años de carrera en la industria tecnológica, Bill ayudó a lanzar y cultivar nuevas y exitosas empresas. Algunos comentarios de personas que trabajaron con el, pueden servir de ejemplo:

«Era una persona extraordinaria que dio generosamente su tiempo, energía y conocimientos para ayudar a otras personas a crecer y desarrollarse».

Cuenta una Ejecutiva de Claris (filial de Apple) tras un fracaso en la ejecución de un proyecto: «Él dijo: ¿Sabes qué? tienes una semana para deprimirte. Lo entiendo, vertiste tu corazón y tu alma en esa cosa. Nos sentimos mal por tener que cortarlo, pero lo hicimos. Ahora, tu semana ha terminado. Es hora de recuperar tu energía y entusiasmo. Es hora de volver al Jaleh que conocemos y amamos. Entonces sucedió lo más sorprendente. Salí de su oficina y la nube se levantó. Instantáneamente. Lo que dijo, y la forma firme pero amorosa que lo dijo, me inspiró a recuperarme».

«Bill amaba a la gente, pero hablaba muy en serio sobre los negocios. Este fue un equilibrio poderoso».

«Bill Campbell fue entrenador y mentor para muchos de nosotros en Apple, y un miembro de nuestra familia durante décadas como ejecutivo, asesor y, en última instancia, miembro de nuestra junta», dijo Apple en un comunicado. «Creía en Apple cuando pocas personas lo hacían y sus contribuciones a nuestra empresa, en los buenos y malos momentos, no pueden ser exageradas. Echaremos de menos su sabiduría, su amistad, su humor y su amor por la vida».

Muchos describieron a Campbell como un amigo, incluido Ben Horowitz, cofundador de la firma de capital de riesgo Andreessen Horowitz. «Cada vez que luchaba con la vida, Bill era la persona a la que llamaba», escribió Horowitz en un homenaje. «No lo llamé, porque tendría la respuesta a alguna pregunta imposible. Lo llamé, porque entendería lo que estaba sintiendo al 100%. Me entendería».

Desde su fallecimiento en 2016, y con el reciente lanzamiento de «Trillion Dollar Coach«, un libro sobre Campbell de los pesos pesados de Silicon Valley Eric Schmidt, Jonathan Rosenburg y Alan Eagle.

Era literalmente ese personaje que está detrás de bastidores, los que están detrás de las cámaras. El panadero que está inmerso en el horno y lejos de donde dan los bocados los clientes, la community que maneja la marca de un influenciers. Pero los que sin su trabajo los resultados no serían los mismos.

¿Cómo lo hacía?

El estilo de entrenamiento de Campbell, de acuerdo con quienes lo conocían, por lo general comenzó preguntando a los ejecutivos que querían arreglar y profundizaba en cómo manejaban las reuniones con el personal. También se aseguró de que los miembros del equipo de gestión pudieran trabajar bien con los demás, y alentar el pensamiento innovador.

Un ejemplo: Cuando Google salió a bolsa, en agosto de 2004, creó dos clases de acciones. Las acciones de Clase A fueron las vendidas al público, cada acción con derechos de voto tradicionales: una acción equivale a un voto. Pero las acciones de Clase B eran diferentes: cada acción venía con diez votos. Las acciones de Clase B no se vendieron públicamente y fueron propiedad de expertos de Google, como los cofundadores Larry Pagey Sergey Brin, y el CEO Eric Schmidt . Esta estructura de «clase dual» aseguró que los fundadores y el equipo ejecutivo de Google mantuvieran el control de la compañía. Esta estructura era inusual en ese momento y muy controvertida, lo que provocó un debate público en los meses previos a la salida a bolsa.

Solía decir, que «no se puede hacer nada sin un equipo». Este es un punto obvio en el ámbito de los deportes, pero a menudo se subestima en los negocios, especialmente en los Emprendedores Fundadores. Solo se puede tener éxito y lograr cosas a través del colectivo, el propósito común.

El principio rector de Bill era que el equipo es primordial, y lo más importante que buscaba y esperaba en las personas era una actitud de «equipo primero». Los equipos no tienen éxito a menos que cada miembro sea leal y, cuando sea necesario, subyugue su agenda personal a la del equipo. Que el equipo gane tiene que ser lo más importante.

«Fue extraño para mí cuando me uní a la empresa», dice Patrick Pichette (Director Financiero de Google). «Tienes todas estas personas increíbles en Google. ¿Por qué necesitarían un entrenador?» Lo que fue muy especial sobre Google fue el aspecto de la comunidad del equipo senior. Bill fue el pegamento en ese proceso.

Si se suma lo que hizo Bill, las calificaciones de Apple y Google, además de las otras compañías que él entrenó, se acercan a los US$ 2 billones de valor para los accionistas. El Schmidt dijo al Business Journal «Eso nunca se había hecho antes en la historia. Es un individuo verdaderamente único y vale la pena estudiarlo».


ProEconomía es una organización independiente que ofrece análisis disponibles para todos gracias a las contribuciones de nuestros lectores.



Compartir
Coach de Negocios Innovadores. Administrador de Empresas. Fundador de @Adinerable y cofundador de las Colmenas de Emprendimiento. Creyente del potencial de transformación del Ser Humano y una nueva ética en los Negocios.