Créditos rápidos para afrontar imprevistos

Fotografía: Archivo

Todos hemos necesitado un mini préstamo, el cual nos suele dar algún amigo o la familia, pero hay ocasiones en las que necesitamos una pequeña cantidad de dinero y nadie de nuestro entorno nos la puede conseguir.

En esos casos podemos recurrir a un mini préstamo, a un crédito rápido que nos puede proporcionar alrededor de 500 euros como máximo (aunque la cantidad depende de la empresa que nos deja el dinero) para pasar algún apuro como la rotura de alguna pieza del coche, que se nos rompa la lavadora y situaciones similares.

El interés es cero en algunos casos

Cuando hablamos de créditos rápidos, pensamos en intereses desorbitados, y eso es así en algunas situaciones.

Sin embargo, algunas veces el interés del primer préstamo que nos dan es cero. Hay muchas ofertas en las que nos lo conceden así cuando lo devolvemos en un mes o menos con la idea de fidelizarnos. Si devolvemos ese primer préstamo sin problemas el siguiente será de una cantidad mayor, aunque con intereses.

Esto lo podemos aprovechar en nuestro beneficio, pues si cumplimos los requisitos para entrar dentro de esas ofertas vamos a tener un préstamo gratis que nos salvará del apuro.

Todo el proceso es online

Pedir uno de estos pequeños créditos es muy rápido y cómodo al no tener que movernos de casa.

El proceso se hace online. En la misma página nos piden los documentos, que suele ser el DNI, y tras unas comprobaciones nos dicen si nos dejan el dinero o no. Todo el procedimiento no tarda más de quince minutos

Si la empresa a la que pedimos el dinero nos da el préstamo, en uno o dos días lo tenemos en nuestra cuenta bancaria habitual, o la que demos, para poder usarlo y pasar ese problema momentáneo.

La devolución suele ser flexible

Estos pequeños créditos se dan con la condición de devolverlos en poco tiempo, pero a veces la situación se nos puede complicar y podemos necesitar algunas semanas más para devolverlo.

Las empresas que los dan lo saben y son flexibles, eso sí, a cambio de unos mayores intereses. Es por eso que hay que hacer lo posible para devolverlo dentro del primer periodo, pero tampoco hay que agobiarse si necesitamos más tiempo.

¿Y si estamos en ASNEF?

Si estamos en ASNEF, que alguien nos preste dinero es misión casi imposible. De este modo, si tenemos algún apuro económico, las preocupaciones se agolpan en nuestra cabeza, aunque hay solución.

Algunas de las compañías que dan microcréditos saben que los clientes en ASNEF son numerosos, de manera que tienen productos especiales para este tipo de clientes.

Las condiciones para prestarnos serán más duras, no bastará con que aportemos el DNI, las cantidades que nos prestarán menores y los intereses mayores, pero podemos obtener ese dinero que nos puede arreglar un problema acuciante.

Hay varias entidades que dan pequeños créditos con ASNEF, de manera que lo mejor es pedir presupuestos a todas para ver cuál es la que nos da las mejores condiciones de acuerdo con nuestras necesidades y a nuestra situación particular.


ProEconomía es una organización independiente que ofrece análisis disponibles para todos gracias a las contribuciones de nuestros lectores.