Conociendo los diferentes tipos de inflación

Fotografía: Tsvangirayi Mukwazhi / AP

En palabras simples, la inflación es un aumento general de los precios en toda la economía. Después de todo, ¿Quién no ha notado que los precios de todo, desde la azucar hasta las entradas al cine, suben lentamente? En este artículo, explicaremos los principales tipos de inflación y tocamos las explicaciones opuestas ofrecidas por diferentes escuelas económicas.

Los dos extremos: Hiperinflación y Estanflación

Como consumidores, no nos gusta el aumento de precios. Sin embargo, muchos economistas creen que un grado moderado de inflación es saludable para la economía de un país. Normalmente, los bancos centrales apuntan a mantener la inflación entre el 2% y el 3%. Los aumentos de la inflación más allá de este rango pueden generar alertas de una posible hiperinflación, un escenario devastador en el que la inflación aumenta rápidamente y se descontrola.

Han existido varios casos de hiperinflación a lo largo de la historia. El ejemplo más famoso es el de Alemania a principios de la década de 1920, cuando la inflación alcanzó el 30.000% mensual. También está el caso de Zimbabue, donde el aumento de precios en Zimbabue alcanzó un estimado de 79.600.000.000% en noviembre de 2008, según una investigación de Steve H. Hanke y Alex K. F. Kwok.

La estanflación (una época de estancamiento económico combinado con inflación) también puede causar catástrofes económicas. Este tipo de inflación combina un crecimiento económico deficiente  con un alto desempleo y una inflación severa, todo en uno. Aunque los casos registrados de estanflación son muy pocos, este fenómeno ocurrió en la década de 1970, cuando se apoderó de los Estados Unidos y el Reino Unido.

La estanflación plantea un desafío particularmente abrumador para los bancos centrales porque aumenta los riesgos asociados con las respuestas de la política fiscal y monetaria. Mientras que los bancos centrales generalmente pueden aumentar las tasas de interés para combatir la alta inflación, hacerlo en un período de estanflación podría aumentar aún más el desempleo. Por el contrario, los bancos centrales tienen una capacidad limitada para reducir las tasas de interés en tiempos de estanflación ya que hacerlo podría hacer que la inflación aumente aún más.

La estanflación deja a los bancos centrales sin tantos movimientos por hacer. La estanflación es posiblemente el tipo de inflación más difícil de manejar.

Deflación

También conocida como inflación negativa, se produce cuando los precios bajan por diversas razones. Tener una oferta monetaria más pequeña aumenta el valor del dinero, lo que a su vez reduce los precios. Una reducción en la demanda ya sea porque hay una oferta demasiado grande o una reducción en el gasto del consumidor también puede causar una inflación negativa.

A pesar de que la deflación puede parecer algo bueno porque reduce los precios de los bienes y servicios, haciéndolos más accesibles, puede afectar negativamente a la economía a largo plazo. Cuando las empresas ganan menos dinero por sus productos o servicios, se ven obligadas a reducir costos, lo que a menudo significa despedir empleados, lo que aumentaría el desempleo.

¿Qué causa la inflación?

La causa de la inflación es compleja. Aunque existen varias teorías, posiblemente las dos escuelas de pensamiento más influyentes sobre la inflación son las de la economía keynesiana y monetarista.

Economía Keynesiana

La escuela de pensamiento keynesiana derivó su nombre y base intelectual del economista británico John Maynard Keynes. Aunque su interpretación moderna continúa evolucionando, la economía keynesiana se caracteriza en general por su énfasis en la demanda agregada como motor principal del desarrollo económico. Como tal, los partidarios de esta escuela apoyan la intervención del gobierno a través de la política fiscal y monetaria como un medio para lograr los resultados económicos deseados.

La escuela keynesiana cree que la inflación es el resultado de presiones económicas como el aumento de los costos de producción o el aumento de la demanda agregada. Específicamente, distinguen entre dos tipos amplios de inflación: inflación de costo e inflación de demanda.

La inflación impulsada por los costos es el resultado de aumentos generales en los costos de los  factores de producción (capital, tierra, trabajo y espíritu empresarial. Cuando aumenta el costo de estos factores, los productores que deseen conservar sus márgenes de ganancia deben aumentar el precio de sus bienes y servicios. Cuando estos costos de producción aumentan a nivel de toda la economía, puede conducir a un aumento de los precios al consumidor en toda la economía, ya que los productores repercuten sus mayores costos a los consumidores. Los precios al consumidor, en efecto, son empujados hacia arriba por los costos de producción.

La inflación de demanda es el resultado de un exceso de demanda agregada en relación con la oferta agregada. Por ejemplo, considere un producto famoso donde la demanda del producto supera a la oferta. El precio del producto aumentaría. La teoría de la inflación impulsada por la demanda es que si la demanda agregada excede la oferta agregada, los precios aumentarán en toda la economía.

Economía Monetarista

El monetarismo no está vinculado explícitamente a una figura fundadora en particular, pero está estrechamente asociado con el economista estadounidense  Milton Friedman. El monetarismo se preocupa principalmente por el papel del dinero en la influencia de los desarrollos económicos. Específicamente, se ocupa de los efectos económicos de los cambios en la oferta monetaria.

Los partidarios de la escuela monetarista son más escépticos que los keynesianos con respecto a la eficacia de la intervención del gobierno en la economía. Los monetaristas advierten que tales intervenciones corren el riesgo de hacer más daño que bien.

Los monetaristas históricamente han explicado la inflación como consecuencia de una oferta monetaria en expansión. La visión monetarista se basa en la observación de Friedman de que «la inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario». Según este punto de vista, el factor principal que subyace a la inflación tiene poco que ver con cosas como la mano de obra, los costos de los materiales o la demanda de los consumidores. En cambio, se trata de la oferta de dinero.

La inflación se presenta de muchas formas. Los economistas de las escuelas keynesiana y monetarista no están de acuerdo sobre las causas fundamentales de la inflación, subrayando el hecho de que la inflación es un fenómeno mucho más complejo de lo que uno podría suponer inicialmente.


ProEconomía es una organización independiente que ofrece análisis disponibles para todos gracias a las contribuciones de nuestros lectores.