Tulipomanía: La primera burbuja económica

tulipomania: la primera burbuja económica

¿Qué fue la tulipomanía? Esto ocurrió en la economía más potente de Europa en el siglo XVII, los países bajos. Actualmente Holanda es reconocido por su producción de tulipanes, dicha flor es imagen del país, sin embargo lo que hoy los representa, alguna vez fue su más grande pesadilla por el gran impacto que tuvo en su economía (La primera burbuja económica).

Esta crisis de los tulipanes fue la primera gran burbuja económica. Ocurrió en un período de prosperidad en los Países Bajos. Primeramente para entender mejor lo ocurrido debemos conocer:

¿Qué es una burbuja económica?

Una burbuja económica se presenta cuando ocurre una subida en los precios de algún producto (un aumento fuera de lo normal y durante un tiempo prolongado), es decir,  que el precio está bastante alejado de la realidad. Generalmente por la especulación.

Los precios alcanzan niveles extremadamente altos y en el momento que la gente desea vender esos productos para ver los resultados de su inversión, el precio sufre una presión hacía la baja que hace explotar la burbuja, es decir, el precio baja muy rápidamente hacia su nivel real.

¿Que ocurrió en Holanda?

Holanda cuenta con características climatológicas y geológicas que le permiten a la región producir exóticos tulipanes, posee las condiciones ideales para su germinación. Además, allí fue que la bella flor empezó a experimentar mutaciones que le otorgaban características únicas (Colores intensos y aleatorios) y los botánicos no conseguían averiguar por qué ocurría; esto hizo que las clases más ricas del país desearan poseer estas extravagantes flores con colores únicos.

Asimismo, el tulipán fue el protagonista de los jardines de los más ricos personajes holandeses y, poco a poco, fue incrementándose su valor. Sin embargo, en 1630 cuando el mercado pasó de las clases más altas a las clases medias y bajas, el negocio aumento de tal manera que hombres de toda índole y condición se daban cita para comprar y vender los bulbos.

¡Todo el mundo quería invertir en tulipanes! ¿Y por qué no? Era un mercado siempre en alza donde nadie podía perder. Algo muy importante que ocurrió fue que la gente llego al punto de dejar sus trabajos para dedicarse al cultivo de tulipanes. Esta es una característica común con otras burbujas económicas, donde se dejan los trabajos principales y se dedican al activo «burbujeado».

Mientras más extravagante eran los colores de la flor, más codiciada era y, por lo tanto, mayor su precio en el mercado. Un bulbo podía cambiar hasta 10 veces de manos en un día y generar ganancias en cada uno de los intercambios. Su precio incrementó entre un 500 y 2000% en semanas, lo que hacía que las personas quisieran invertir más y más, sin importar si invertían todo lo que poseían.

Ahora este negocio no solo era para adornar el jardín con las mejores flores se había convertido de un día para otro en el mercado financiero del futuro donde se había involucrado toda la sociedad.

El día que la magia se acabó

En febrero de 1637 en una taberna un comerciante en Holanda subastó unos bulbos por unos 1250 florines (Un buen salario de esa época era de 150 florines anuales) lo cual era una buena oferta pero nadie la aceptó, este precio fue reducido pero no hubo ningún comprador. En este preciso momento entraron el pánico a las personas que habían invertido en este mercado y esta noticia se esparció por todo el país velozmente.

Las personas desesperadas empezaron a vender inmediatamente, y lo que fue un intento por reducir las pérdidas terminó siendo lo que hizo explotar primera burbuja financiera ¡Ahora nadie quería comprar los bulbos!

El Mercado del tulipán en la actualidad

Hoy en día el mercado holandés del tulipán es regulado y eficiente, acumulando el 80% de la producción mundial de la flor.

Si queremos ver un ejemplo del precio que se llegó a pagar por un tulipán podemos compararlo con adquirir una cantidad cercana a 300.000 tulipanes.

Conoce El top 5 de Burbujas Económicas


ProEconomía es un medio digital independiente que se mantiene activo gracias a las donaciones sus colaboradores y lectores.

El proceso tarda unos 30 segundos. Y hace toda la diferencia.