Los secretos del neuromarketing

Con el paso de los años la ciencia ha ido avanzando, y el comportamiento del ser humano es una de las áreas más exploradas. El marketing ha sabido aprovechar esta evolución, al evaluar las conductas y sacar patrones generales, con el fin de mejorar la comercialización de un producto a través de diversas técnicas, y así es como nace el neuromarketing.

¿Qué es?

El neuromarketing está centrado en las necesidades del consumidor y en sus sentimientos, por ello utiliza técnicas que estudian los efectos de la publicidad en el cerebro, con el fin de deducir la conducta de los consumidores. Su objetivo es conocer y comprender los niveles de atención que muestran las personas frente a diferentes estímulos, y así trata de explicar el comportamiento de las personas según su actividad neuronal.

Lea más: Neuroeconomía para dummie; por Karen Samuel.

¿Cómo se usa en la publicidad?

Día tras día estamos sometidos a un constate cambio, esto hace que las marcas tengan que ser muy ágiles al momento de aplicar estrategias publicitarias para promocionar sus productos, y el descuido de este ámbito podría causar una pérdida significativa para las organizaciones.

Cuando hablamos de publicidad se trata de la difusión de información con el fin de que alguien actué de una manera determinada. A través del neuromarketing se busca seducir a los clientes sin hablar de las características del producto, en cambio lo que se hace es evocar sus emociones, y una manera de hacerlo es contando alguna historia que cause empatía.

Gracias a los conocimientos adquiridos sobre la conducta humana, la publicidad se centra más en los puntos que deben explotar, específicamente las emociones, deseos y sentidos, dejando a un lado el funcionamiento racional del cerebro, siendo este un enfoque efectivo para toda clase de productos.

¿Qué lo hace tan efectivo?

El neuroMarketing mide las ondas cerebrales con determinados métodos y se toman varios factores como la atención, la emoción y la memoria. Esto arroja una puntuación de efectividad del anuncio. Con el estudio del comportamiento del consumidor se busca identificar el impacto emotivo del producto, para predecir la conducta del cliente a la hora de la compra, y así poder comprender y satisfacer las necesidades del consumidor.

Algunos de los métodos utilizados por las neurociencias para lograr la efectividad en el marketing son:

Eye traking (seguimiento de los ojos): es un proceso donde se busca evaluar los puntos donde se fija la mirada, con estos datos se indagan patrones visuales específicos. Examinando, por ejemplo, dilatación de pupila y parpadeo, entre otros aspectos. Es una técnica usada en sitios webs, programas de televisión, películas, anuncios y aplicaciones, entre otros.

Electromiografía: se encarga de evaluar los músculos y las neuronas que los controlan. Se puede aplicar en los músculos faciales para medir el movimiento de los mismos y su relación con estados emocionales, con el fin de registrar microexpresiones ante ciertos estímulos para medir la atracción o el rechazo de la persona hacia lo que ve.

Ritmo cardiaco: es utilizado para reconocer la atención del sujeto sobre un estímulo y el rechazo o interés sobre el mismo.

Aplicaciones del neuromarketing

El neuromaketing se puede aprovechar de distintas maneras, entre los principales ejemplos donde podemos observarlo están:

– Las tiendas que colocan música de fondo lo hacen de manera intencional, ya que tiene una clara influencia en nuestro estado de ánimo. La música lenta es para que se pase más tiempo en el local, mientras que la música festiva es para reflejar la diversión y alegría futura.

– Cuando entramos a una tienda de perfumes y tiene un olor agradable, esto no es casualidad, se busca estimular las emociones con la fragancia y así generar el deseo de comprar. Esto también ocurre en los locales de comida, donde se busca abrir el apetito de los clientes y motivarlos a comprar.

– La iluminación juega un papel bastante importante, algunas tiendas tienen focos para resaltar los productos que más les interesa promocionar, esto crea un impacto visual de tal manera que los productos enfocados parecen más importantes.

Finalmente, muchas empresas buscan tener un mayor conocimiento sobre los estímulos que afectan a las personas, para comprender la relación de la mente y la conducta del consumidor, lo cual es el reto más grande para el marketing. Este conocimiento podrá generar productos hechos a la medida con una efectividad mucho más alta.