¿Qué es flujo de caja? Guía de principiante a experto.

Entender el concepto del flujo de caja es esencial para la supervivencia de las pequeñas empresas, sin embargo, muchos empresarios luchan para pagar las cuentas mientras esperan que lleguen los pagos frecuentes. Precisamente el flujo de caja son todas aquellas entradas y salidas netas de dinero en una empresa, lo cual debe mantenerse en equilibrio si se quiere el éxito. Si quieres saber ¿Cómo mantener el flujo de caja? sigue leyendo este artículo.

Uno de los enemigos del flujo de caja es la facturación diferida, una situación muy común en el mundo empresarial que ocurre cuando se realiza un trabajo, pero en vez de ser pagado al momento, se envía una factura para el cobro del servicio o producto y ésta se paga con suerte en unos pocos días.

Mientras tanto, la empresa debe cubrir los gastos internos, desde el pago de empleados o contratistas hasta la hipoteca y las demás facturas del negocio. Este retraso, causa un desequilibrio en los ingresos y egresos de de la organización y si dichos clientes al final no cancelan, ponen en riesgo la supervivencia de la empresa.

Recomendaciones para mantener el flujo de caja

Entre las soluciones más efectivas para mantener el flujo de caja constante es la presupuestación y la planificación adecuadas, pero incluso éstas no siempre lo salvarán del estrés de las facturas. Otra recomendación para mejorar el flujo de efectivo es exigir un pago inicial para sus productos y servicios. Su pago inicial debe cubrir todos los gastos asociados con un proyecto o venta dado, así como también algún beneficio para usted..

Otra estrategia para mejorar el flujo de caja es requerir pagos de facturas más rápidos. Facturar a los clientes dentro de los 15 días, que es la mitad del período de facturación típico. Esto significa que si un cliente se retrasa con un pago, tiene dos semanas para atenderlo y recibir el pago antes de que se venzan las cuentas del mes siguiente. Además, cada vez más compañías requieren un pago inmediato al finalizar el proyecto, y en nuestra era digital, cuando los clientes pueden pagar las facturas directamente desde sus teléfonos móviles, no es un tramo solicitar un pago inmediato.

También puede abordar la administración del flujo de efectivo desde el otro lado de la ecuación pidiéndole a sus propios proveedores que le facturen a los 45, 60 o incluso 90 días para permitir un tiempo suficiente para que sus pagos lleguen y los cheques se liquiden. Si puede establecer una buena relación con los proveedores y es un buen cliente, estarán dispuestos a trabajar con usted una vez que explique su estrategia.

Y por último, si está buscando una forma más fácil de pagar facturas y ahorrar dinero, considere hacer pasarelas de pago que reduzcan el tiempo y los procedimientos.


ProEconomía es un medio digital independiente que se mantiene activo gracias a las donaciones sus colaboradores y lectores.

El proceso tarda unos 30 segundos. Y hace toda la diferencia.