¿Por qué los gobiernos le temen al bitcóin?

Gobierno y criptomonedas

Ante este innovador sistema, el cual permite realizar operaciones entre usuarios sin que se requiera de algún intermediario, se han impuesto figuras importantes de la dinámica social, principalmente el gobierno de algunos países, pero ¿Esto por qué? Si bien las criptomonedas como el Bitcoin y el Ethereum, han ayudado a mitigar diferentes problemas que por mucho tiempo habían afectado a la banca internacional, las características de este sistema de moneda se presentan como una amenaza para el control establecido por los gobierno, así lo planteó el político y empresario John McAfee.

Otro de los aspectos resaltados por McAfee, fue el del impuesto sobre la renta, pues esta es la principal fuente de ingresos estatales, y al utilizarse el Bitcoin u otra criptomoneda como fuente de movimiento en la economía, el gobierno no podrá rastrearlo y el ingreso por impuestos disminuiría exponencialmente encontrándose el gobierno sin evidencia para inculpar a algún agente de declarar operaciones hechas en criptomonedas.

Ésto última, aparte de aterrar a los gobiernos del mundo, le da un poder nuevo a las personas y es que gracias a la implementación de la tecnología de blockchain en la economía, los organismos estatales no tendrán manera de legislar su uso de forma óptima. A su vez, se está buscando aplicar la ya famosa “cadena de bloques” en otras instancias para llevar un registra inviolable de las operaciones del gobierno a las que la población en general tendría acceso, significando ésto una traba para el ejercicio de la corrupción en general.

Todo lo mencionado, significa una oportunidad para el empoderamiento ciudadano, pues las personas tendrían la potestad de auditar a su gobierno y además de manejar la economía sin necesidad de alguna institución como intermediaria. Aunque se pinte como una oportunidad, las criptomonedas también pueden utilizarse para operaciones ilegales, punto que han resaltado los gobiernos para su prohibición. Así ocurrió en Corea del Sur y China, en donde el gobierno prohibió la comercialización de ICO (Initial Coin Offer) por ser un gran medio usado para estafas.

Aunque los intentos de prohibición han sido arduos, día a día el mercado de las criptomonedas crece y gana terreno en el mundo, sin gobierno que lo detenga, pues como se expresó surgen y se manifiestan como una expresión ciudadana de libertad.


ProEconomía es un medio digital independiente que se mantiene activo gracias a las donaciones sus colaboradores y lectores.

El proceso tarda unos 30 segundos. Y hace toda la diferencia.