El Petro: Oportunidades y retos

La emisión de una criptomoneda con respaldo en petróleo venezolano respaldada en un Papel Blanco que se ha modificado no menos de dos veces en un mes antes de su proceso de preventa, y que implica una responsabilidad con “inversores” sobre todo un Estado. Son innumerable la cantidad tweets, artículos y diversas opiniones al respecto, unas cuantas a favor y otras tantas en contra, muchos con sesgos propios de la naturaleza humana, pero en el plano de la realidad vista desde la interpretación económica a gran escala ¿A qué oportunidades y retos se enfrenta Venezuela ante esto y cómo influiría en el desempeño macroeconómico de la nación? ¿Qué podemos rescatar de una medida de este tipo y a qué se enfrentará para alcanzar su éxito?, recordemos que no hablamos de una simple política monetaria tradicional, hablamos de la adaptación de todo un país a lo que se avizora como la modernidad monetaria contemporánea que tal vez rija la próxima década.

Si algo ha marcado a la administración chavista es la definición de tácticas y estrategia para generar política, por ende, se puede decir que sus grandes errores radican en sólo dar respuestas a la coyunturalidad y el efectismo, como es el caso de los bloqueos financieros que atraviesan los altos funcionarios y la crisis económica que atraviesa el país, sin embargo, generando un engranaje óptimo como la transparencia y unificación de criterios en el plano económico que para muchos es difícil de avizorar, podrían alcanzar en el corto y mediano plazo resultados significativos como los siguientes:

Captación de inversión

De poder alcanzar la instalación en Venezuela de un sistema financiero y comercial basado en tecnología Blockchain dirigido a la captación de inversión en criptoactivos, y en especial en los sectores excluidos del sistema tradicional financiero como la pequeña y mediana industria a nivel mundial, quienes han visto en las criptomonedas una oportunidad de obtención de activos de reserva, pero que aún no encuentran un mercado habido del uso de estos recursos, Venezuela lograría entrar en la criptocarrera como una plaza ideal para la inversión, posicionándose como un mercado novedoso que impulsaría la creación de actividades manufactureras para la exportación y la instalación de un parque industrial afianzado en esta tecnología. La economía sectorial sería vital y aprovechable para el intercambio, ya que al liberarse de las ataduras promédiales del dinero FIAT de una economía tradicional sería Venezuela quien brindaría esa oportunidad en sectores como Turismo y Petróleo.

Anclaje de indicadores macroeconómicos

La vinculación Divisa-Petro-Bolívar se convierte en una especie de caja de conversión moderna que permitirá al estado tramar un Bypass no sólo del sistema financiero mundial al en el que se encuentra bloqueado, sino de su propio entuerto cambiario que mantiene y se niega a acabar. Asumiendo que la obtención de un Petro en el mercado primario (MP) será en divisa extrajera con un valor de referencia en el barril de petróleo PDVSA tasado en Dólares PTR/$ y a su vez este en el mercado secundario (MS) será en moneda nacional fijando la paridad Bs/PTR bajo la ponderación del volumen de transacciones realizada en las casas de cambio autorizadas por el Gobierno Nacional, nos lleva a definir la paridad: MS (Bolívares) / MP (Dólar).

Siendo este un indicador fiable con el anclaje cambiario nacional en base a un activo distinto al Dólar en su simplicidad, eficiente y con confianza de inversión mundial por la tecnología que representa y que en tal caso desplazaría al mercado negro de divisas afianzando el control estatal sobre la actividad nacional, esto recuperaría el papel de la industria nacional como un todo en la definición del comportamiento propio de los indicadores.

Diversificación petrolera

Como bien comentaba, existe un sector económico mundial rezagado en las estadísticas mundiales y necesitado de expansión que se ha visto limitado con los años ante las hegemonías corporativas financieras y económicas, este sector comprendido por las medianas y pequeñas industrias quienes con su factor emprendedor y la puesta en marcha de los procesos de reserva en criptomonedas han encontrado la oportunidad de tener acceso a bienes y servicios de manera oportuna, es donde la industria petrolera nacional debe colocar sus objetivos al captar el mercado nuevo demandante de derivados petroleros e insumos de las industrias.

Sin embargo, no todo es color de rosas como lo planteo, ni un cuento de Disney como pudiese parecer, la administración de Nicolás Maduro también debe medir con afiance las limitaciones que posee antes de poner en marcha este ambicioso plan de salto olímpico a las sanciones por parte de Estados Unidos y la Unión Europea; en este sentido los principales retos a los internos que debe enfrentar para alcanzar este objetivo serían:

Legitimación de capitales

Uno de los principales problemas que enfrentan los criptoactivos para alcanzar la legalidad o la aceptación mundial, es la verificación de orígenes de los capitales, que en ellos se encuentra, debido a protocolos de seguridad de encriptamiento para con los tenedores y sus transacciones que muchas de estas criptomonedas ofrecen y que invisibilidad las identidades de quien tranza con estos criptoactivo y de ser legalizado el uso, compra y adquisición de bienes y contratación de servicios en el país, aún no existe la arquitectura jurídica tecnológica que impida que el flujo de capital ilícito cobre terreno en el país más de lo que la moneda FIAT ya lo había permitido y que significativamente avanzaría por la velocidad y eficiencia que este dinero digital representa y que dejaría muy mal establecido como antecedente mundial para la comunidad de las criptomonedas en su avance mundial, esto generaría el rechazo y rezago del El Petro por parte de esta comunidad.

Un nuevo CADIVI

El problema CADIVI en Venezuela va más allá en un mecanismo administrativo que pervirtió su fin, el cual consistía en generar las condiciones de protección de inversiones en el país y evitar la fuga de capitales, esto, llevo a toda una sociedad a sistematizar sus procesos en base a la repartición de la renta de esta manera, un fenómeno de dependencia que ha ganado la adhesión a este tipo de políticas desde los más grandes poderes económicos del país hasta el ciudadano común y trabajador. Por esta razón, los impulsores del mecanismo Petro deben lidiar con toda una pugna nacional para que no se repita este “jugoso” sistema en cuanto al patrón de asignación de recurso discrecionales de por más viciados que muchos ven como correcto, a pesar de que la realidad superó la política y es el momento de su transformación, de lo contrario haría retroceder años al país, o en su defecto mucho más la salida de la situación económica actual que resulta, muy contraproducente para sus aspiraciones.

Plataforma tecnológica

La crisis económica que golpea Venezuela la ha marginado en avance de índoles esenciales para este planteamiento, como lo es la capacidad tecnológica de comunicación, que en los últimos 3 años ha generado colapsos de todo tipo para la actividad económica. Vinculando a una desconfianza generalizada a las nuevas tecnologías para la realización de intercambios sobre todo, de los proveedores de bienes y servicios nacionales, mecanismos como Pago Móvil, sistema o método ordenados por el ejecutivo nacional y que no despegan en su masificación derivado de múltiples transacciones fallidas por colapso de servidores, esto pudiese generar la desestimación de los pagos encriptados por parte de las cadenas económicas y productivas.

Entonces, podemos ver como desdibujamos un gran mapa de posibilidades que tienen hoy en sus manos el sector político con mayor duración en funciones en la historia republicana por la vía del voto, y que sellaría su permanencia con factor decisivo en la vía política y económica de la nación de darse los escenarios planteados.

Desde la libertad cognitiva me atreví a escribir estas líneas sobre un tema ridículamente polémico y berrinchudamente sesgado para muchos, pero que irremediablemente en algún momento, deberán romper con la negación constante de la política de un gobierno que está, que ejecuta y que muy severamente les impacta en sus interpretaciones aisladas, me pregunto siempre ¿De qué sirve negarse?, es nuestro deber trabajarlo, digerirlo y multiplicar el análisis oportuno para asimilar con mayor detenimiento qué está pasando y qué ocurrirá en nuestro país a raíz de decisiones gubernamentales y este, definitivamente no escapa de tal hecho, es por ello que a tal evento debemos incorporar para nuestra planificaciones y estimaciones la presencia de una política que marcará de manera importante el desempeño de la economía nacional independientemente de sus resultados, la era Petro llegó, ¿Qué depara para el país?