Oportunidades de negocios en la base de la pirámide

Tomo prestado el titulo de un bestseller de C.K. Prahalad (1941-2010), apóstol de la innovación en los negocios y gurú de estrategias para grandes corporaciones. Además de estar convencido que contando con las herramientas adecuadas, el cambio de paradigmas y un enfoque moderno para acercarse al fenómeno de la pobreza se puede ampliar la cobertura de influencia de las empresas e incorporar a las masas tradicionalmente marginadas a grandes objetivos de desarrollo capitalista. Obviamente propone un modelo de gobernanza que reconoce la corresponsabilidad de las acciones de la sociedad civil, los gobiernos locales, las empresas y los consumidores.

En un mundo con más de la mitad de su población viviendo bajo el umbral de la pobreza, situación en la que el ingreso promedio de una persona no supera 2 US$ diarios, las soluciones creativas, de fácil acceso, de bajo costo y amigables con el ambiente se están multiplicando. Si a eso se le agrega mejores servicios públicos, mayor efectividad en la atención de los problemas de salud y nutrición, así como la reducción de focos de violencia entonces lo que se plantea es un circulo virtuoso del que se benefician millones de personas y las posibilidades de supervivencia mejoran sustancialmente.

No estamos hablando en términos utópicos, la verdad es que la vida en la tierra es bastante más soportable que las posibilidades que tuvieron nuestros antepasados, tomando en cuenta que hoy somos más, que hay más problemas y hay más desafíos.

En países del tercer mundo súper o medianamente poblados, como China, India, Brasil o Bangladesh están cohabitando sistemas industriales y comerciales que interactúan entre sí, favoreciendo la transición y mejorando notablemente los indicadores de calidad de vida de sus habitantes. Sólo en China poco más de 300 millones de pobladores se han incorporado a la clase media, cifras similares en la India, esto en un periodo de más o menos 20 años. De igual manera en Bangladesh y Brasil, a partir de políticas económicas estables y persistentes durante largos periodos de tiempo han disminuido la pobreza y han ampliado sus respectivos horizontes comerciales integrados al mundo global.

Obviamente, hay tareas pendientes, persisten fuertes disyuntivas políticas y los ritmos de crecimiento han disminuido sensiblemente. Sin embargo, en comparación con otros periodos dichos países transitan por mejores derroteros.

¿Qué aspectos son comunes en los países que han superado estas situaciones?

  1. Se abrieron al mundo y han entendido el valor de la interdependencia.
  2. Mejoraron las condiciones para hacer libre mercado, por tanto el capital privado se encuentra en ambientes ideales para hacer negocios.
  3. El tratamiento al fenómeno de la pobreza es diametralmente distinto al que dieron modelos de gobierno marcadamente populistas. La mejor política social es la que habilita al individuo no la que lo asiste.
  4.  Las grandes corporaciones, en conjunto con los gobiernos y la sociedad civil, están pensando y creando oportunidades atendiendo las particularidades de cada entorno, educando, proveyendo herramientas y alentando movimientos de emprendedores.

El uso masivo y eficiente de las nuevas tecnologías de información y comunicación han mejorado radicalmente la resolución de conflictos y el monitoreo en la gestión de los proyectos de corresponsabilidad que incluyen la penetración y calidad de los servicios, el reconocimiento de los arraigos y tradiciones y un reposicionamiento de la imagen propia y de lo se quiere proyectar.


ProEconomía es un medio digital independiente que se mantiene activo gracias a las donaciones sus colaboradores y lectores.

El proceso tarda unos 30 segundos. Y hace toda la diferencia.



Compartir
Sociólogo con postgrado en ciencias políticas. Presidente de la Fundación Foro de Innovación y Tecnologías Limpias. Ex-presidente del Fondo Venezolano de Reconversión Industrial y Tecnológica.