Neuroeconomía para dummies

Fotografía: Rupak De Chowdhur | Reuters

En un principio la economía analizaba el comportamiento de las personas y la toma de decisiones en situaciones idealizadas, donde todo se tenía bajo control, pero con el tiempo se demostró que los resultados estaban alejados de la realidad, así fue como se evidenció la necesidad de tomar en cuenta otros factores y se empezó a considerar el comportamiento del ser humano no sólo en  su capacidad racional sino también en su reacción emocional, para lograr resultados de los análisis económicos más ajustados a la realidad.

¿Qué es Neuroeconomía?

La neuroeconomía es el campo que estudia la manera en que el cerebro humano procesa la información y reacciona ante la toma de decisiones en el ámbito financiero.  Es una mezcla de diversas disciplinas, con el fin de explicar por qué las personas algunas veces parecen tomar decisiones económicas no racionales; lo cual es ocasionado muchas veces por la parte emocional del ser humano, que influye directamente en la toma de decisiones.

¿Qué disciplinas la conforman?

Es un área bastante completa que se encuentra conformada principalmente por las neurociencias, la economía y la psicología. Estos 3 son los pilares fundamentales y se complementan de la mejor manera; las neurociencias se encargan de estudiar el sistema nervioso y el comportamiento del cerebro, luego la psicología toma en cuenta esa información para reflejarlo en la conducta humana para comprender la percepción de las experiencias humanas, y por último la economía (específicamente la economía conductual o economía del comportamiento) estudia cómo los factores psicológicos y sociales afectan las decisiones económicas de las personas.

Somos seres emocionales

Las emociones son reacciones que experimenta nuestro cuerpo frente a un estímulo. El área económica no tiene por qué estar libre de una parte emocional, el dinero, aunque no lo parezca, no es pura matemática, sobre todo cuando se trata de tomar decisiones importantes en las que también interviene el valor emocional. En los comportamientos de compra e inversiones actúa una parte consciente, pero hay que tener en cuenta que también existen decisiones que se toman inconscientemente.

Ventajas de la neuroeconomía

– Ayuda a comprender el motivo de compra del consumidor, y con ello se pueden mejorar las campañas publicitarias, para impactar a una cantidad mayor de clientes.

– Demuestra que detrás de la toma de decisiones influyen varios factores importantes como las emociones.

– Estudia el cerebro para examinar y complementar los modelos teóricos acerca de la conducta económica.

¿En qué podemos aplicar la neuroeconomía?

La neuroeconomía se ve reflejada en el neuromarketing, que investiga el comportamiento del consumidor; cuando se toma en cuenta todos los factores que influyen en la toma de decisiones se puede optimizar la experiencia del cliente, junto al alcance y el procesamiento de la información para influir sobre el lado inconsciente, acercándose al consumidor a través de sus emociones, que también tienen un importante peso a la hora de tomar decisiones de manera racional. Aunque todas las personas no son iguales, lo que se busca es identificar patrones generales que formen estímulos en las personas y así lograr conseguir una tendencia o gusto general con la que una gran mayoría se identifique.

Finalmente, la neuroeconomía es un área muy amplia, aún faltan muchos aspectos por descubrir, su importancia no sólo está en el marketing sino en impactar la conducta humana; cuando se logra identificar patrones generales se consigue emitir información para guiar los pensamientos, las emociones y el comportamiento según los intereses que se tengan. Esto ocurre en el día a día de las personas sin que la mayoría lo note, la persuasión es muy diversa, puede estar presente en los colores de una valla publicitaria hasta en la música que colocan las tiendas a la hora de realizar una compra.