En una economía hiperinflacionaria, los precios de los bienes y servicios que en ella se comercian aumentan aceleradamente, reduciendo el poder adquisitivo de la moneda local, erosionando los ahorros de la clase media y alterando la actividad económica.

Venezuela está viviendo un proceso inflacionario que se ha ido acelerando con el pasar del tiempo y donde los agente económicos han perdido la credibilidad en las políticas económicas implementadas por el ejecutivo, las cuales han sido ineficaces en aliviar la degradada situación económica del país.

Según el Índice Nacional de Precios al Consumidor de la Asamblea Nacional (INPCAN), en septiembre la inflación mensual alcanzó 36,4% y la acumulada de 2017 llegó a 536,2%. Si bien es cierto que aun no se ha superado el 50% mensual, umbral definido por el académico Phillip Cagan para considerar que una economía experimenta un período de hiperinflación, es importante entender que está tocando la puerta.

¿Qué puede hacer el ciudadano común?

De cara al escenario de hiperinflación que se acerca, presentamos algunos tips que cualquier ciudadano debe tener en cuenta para proteger sus finanzas personales:

1. Elabore un presupuesto familiar (y apéguese a él). Esto permitirá saber en qué se gastan los ingresos familiares y ayudará a detectar aquellos gastos superfluos que pueden recortarse en este momento, para así destinar ese dinero a gastos prioritarios o a la inversión. Los gastos en actividades de ocio y entretenimiento, como ir al cine o a restaurantes, pueden reducirse al ser sustituidos por otras alternativas gratuitas.

2. Genere ingresos adicionales. Trabaje horas extras, venda algún producto o participe en la economía colaborativa a través del alquiler temporal de una habitación que tenga desocupada en su casa. Además, si domina una materia, dicte cursos o de clases particulares. Las opciones son varias, elija la que considere más beneficiosa.

3. Valore su empleo. En tiempos de crisis es importante mantener el empleo. Debido a la alta inflación, las empresas han ido recortando sus gastos, por lo que conseguir trabajo ya no es tan fácil como antes.

4. En lugar de dejar ocioso su dinero por largos períodos de tiempo, inviértalo. En un entorno de inflación acelerada, el dinero en efectivo pierde rápidamente su valor y, por ende, compra menos bienes y contrata menos servicios a lo largo de este proceso inflacionario. Por tanto, invertir en educación le ayudará a ampliar y mejorar sus conocimientos, haciéndolo más competitivo en el mercado laboral y permitiéndole obtener remuneraciones más altas a futuro. Si, en cambio, decide trabajar por su cuenta, el entorno de formación lo dotará con las herramientas y los contactos necesarios para llevar a cabo su emprendimiento.

5. Adquiera bienes durables como electrodomésticos e inmuebles cuyo valor se “incremente” con el tiempo, o gaste en el mantenimiento y mejora de los mismos, con el fin de alargar su vida útil.

6. Compre y almacene alimentos no perecederos. Así se protegerá no sólo del aumento vertiginoso de los precios, sino también de la escasez y desabastecimiento que resulta de los controles de precios establecidos, y la falta de insumos y materias primas que afectan negativamente la producción.

7. Dicen que la inflación premia al deudor. Contraiga deudas que pueda pagar y evite endeudarse en moneda extranjera, como el dólar.

¿Qué puede hacer el sector privado?

En una economía de alta inflacion es importante que los empresarios entendiendan la situación, por tanto presentamos algunos tips que deben tener en cuenta para proteger sus empresas de la hiperinflación que está tocando la puerta:

1. Actúe rápido. En entornos de hiperinflación nada permanece estable y el costo de la inactividad es muy alto. Por tanto, realice una estrategia de costos-precios y mantenga un monitoreo constante para realizar los ajustes necesarios.

2. Evite la descapitalización. Si se presenta la oportunidad de comprar activos (inmuebles, acciones, divisas), compre todos los que pueda. Así protegerá su capital y disminuirá el riesgo de producción.

3. Tenga buena relación con la banca. La relación entre empresa-banco es importante para poder acceder a grandes créditos. En Venezuela las tasas de interés reales son negativas, por tanto serán absorbidos por la inflación, facilitando sus pagos.

4. Realice contratos a corto plazo. Hacer contratos a crédito puede traer perdidas a la empresa, a menos que los mismos contemplen la variación de los precios (cláusula de ajuste por inflación) para garantizar su rentabilidad.

5. Mantenga inventario adicional. Esto le ayudará a mantener una constante la producción y reducir el impacto de las variaciones de los costos.

6. Sea ingenioso. Sacar al mercado productos que no estén en el grupo de los regulados, harán que su precio de venta este más acorde con la realidad.

7. Genere divisas. Al exportar obtendrá ingresos en moneda fuerte, por lo que conservarán su valor en el tiempo.

8. Priorice el ajuste de precios sobre la cuota de mercado. Es preferible perder una parte de la cuota de mercado, que tener pérdidas monetarias.

9. Capacite al personal. El capital humano es fundamental para toda empresa, así que prepárelos para operar en un entorno hiperinflacionario.

Hay que tener en cuenta que las hiperinflaciones trae consigo el empobrecimiento de la población y el colapso de la economía, y mientras el Ejecutivo siga aplicando las mismas políticas ineficaces, la mejor opción sería tomar en cuenta alguno de estos humildes tips para sobrevivir a la inminente hiperinflación que se avecina.

Compartir
Claudia es economista, cursando Maestría en Economía Aplicada en la Universidad de Siena. Rafael es estudiante de economía en la UCLA y Director de ProEconomia.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here