La educación formal no fomenta la innovación ¿Un grave error?

En las últimas décadas, la innovación y la creatividad se han convertido en habilidades críticas para lograr el éxito en las economías desarrolladas. Hecho reflejado en el Índice Mundial de Innovación otorgado por la Organización mundial de la Propiedad Intelectual, que muestra una gran similitud con el Índice de desarrollo humano de la ONU.

¿Coincidencia?

La creatividad va de la mano con la innovación. Y no hay innovación sin creatividad. Tomando en consideración los índices anteriores, podríamos estar frente de uno de los factores claves para el desarrollo humano, dado que con la creatividad tendríamos la capacidad de producir ideas nuevas y únicas para solventar problemas que conocemos o aun no conocemos.

Tener ciudadanos con estas habilidades nos permitiría acortar tiempos de respuestas, pero ¿que hacemos para fomentarlas? o ¿cuándo recibimos una clase de creatividad o sobre la importancia de ser original?

Uno de los problemas más relevantes de la educación formal ha sido menospreciar a las personas que tienen ideas desafiantes a los sistemas convencionales. La creatividad es la fuerza impulsora detrás de la innovación, permite observar las cosas desde una perspectiva diferente, la libertad de restricciones por reglas y normas escritas o no escritas, por esto tenemos que considerar que:

“El hecho de que algo siempre se hizo de una manera, no garantiza la mejor forma de hacerlo”

Apple, Open English, Mercadolibre, Uber, Despegar.com, son unas de las muchas empresas que desafiaron a lo cotidiano y en sus tropiezos lograron dejar sus legados, mejoraron la calidad de vida de muchas personas, ¿Genial No?, les invito a leer las biografías de sus fundadores y verán que prácticamente todas las historias de éxitos son culminaciones de historias de fracasos.

Es por esta y muchas razones que mientras se educa, penalizar el error es sencillamente una paradoja, porque es a partir del error de donde podemos sacar las mejores enseñanzas. El error debe verse como un proceso positivo dentro del propio aprendizaje, por ello si no se está preparado para equivocarse, nunca se llegará a nada original.

Por ello es necesario que como sociedad no tengamos miedo a los cambios que estén enfocados al desarrollo humano, debemos cuidarnos de no caer en los mismos errores del pasado y convirtámonos en generadores de ideas que pueden ser clave para que un país salga adelante.

“La forma más elevada de inteligencia consiste en pensar de manera creativa” K. Robinson

Compartir
Ingeniero entusiasta egresado de la UCLA, apasionado por las nuevas tecnologías y el bienestar social, actualmente CEO de GoPlanet, creador de la plataforma UnosVenezolanos.org, y Editor de ProEconomia.net