El Lobo de Wall Street advierte que las criptomonedas pueden ser una estafa

Fotografía: hiptex.com.mx

Aunque hasta el momento las criptomonedas han sido un éxito en el mundo, existe un grupo de personas que se ve renuente a aceptar este nuevo tipo de transacciones digitales. En este renglón se encuentra, Jordan Belfort mejor conocido como el Lobo de Wall Street, experto en estafas y fraudes, quien fue inmortalizado por Leonardo DiCaprio en una famosa película de Hollywood en donde se narró su controversial vida.

Jordan Belfort / Leonardo DiCaprio
Fotografía: vanityfair.com

Este popular empresario, quien protagonizó múltiples estafas desde hace varias décadas, no aprueba que las criptomonedas sean usadas pues argumenta que son la más grande y mejor pensada idea de estafa en la historia.

Aunque alguna vez pasó casi dos años tras las rejas por fraudes financieros, hoy se dedica a ser conferencista motivacional y asesor empresarial. Belfort, advirtió en una entrevista con el Financial Times que: «Una gigantesca estafa está por explotar en la cara de muchísimas personas«. , asegurando más adelante: «es, por mucho, peor que cualquier otra que yo haya hecho».

Los argumentos de Belfort, quien con mucho conocimiento en el área financiera advierte sobre el peligro de las criptomonedas, están afianzados sobre todo en el área de las ICO y el uso desconocido de las monedas virtuales. Las Inicial Coin offer conocidas también como Oferta Inicial de Moneda, consisten en la venta de fichas digitales para recaudar dinero que luego podrá ser canjeados por criptomonedas o dinero tradicional cuando la empresa, startup o emprendimiento que está recaudando tenga éxito, sin ofrecer ninguna garantía certera de que esto ocurra alguna vez.

El ex corredor de bolsa, realizó una comparación entre las ICO con la conocida moda de los “blind pools” o fondos ciegos, de quién Belfort fue partidario para sus estafas. Esta táctica, consistía en una recaudación por parte de las compañías sin especificar en qué se gastaría el dinero en cuestión, sirviendo para cualquier tipo de actividades, incluyendo la disolución de los fondos o la huida de los miembros de la compañía con todo el dinero.

El Lobo de Wall Street, afirmó que lo mismo puede ocurrir con las ICO, pues la garantía de que las startups o emprendimientos a quienes se les invierte dinero es similar a la de las compañías de los fondos ciegos. La misma, es sumamente riesgosa.

Por otro lado, los defensores de las ICO y del mundo de los criptoactivos, afirman que es una manera legal y descentralizada de obtener fondos sin depender de un banco, crédito o algún organismo gubernamental, sino a través de los fondos de inversión colaborativos.

Así mismo, Belfort expresó que el uso que se le da a las criptomonedas, por estar cifrado y ser desconocido puede prestarse para cualquier tipo de actividad ilícita, expresando:

¿Por qué ahora permiten algo que es anónimo y se presta para el lavado de dinero tan fácilmente? no creo que haya ninguna oportunidad en el mundo de que dejen que eso suceda … Bitcoin en sí mismo no es una estafa, no creo. Lo que está sucediendo es que se están perpetrando estafas porque, por su propia naturaleza, es un mercado oscuro y no se puede ver lo que sucede detrás de escena. La gente se sumerge en eso y lo usa para estafar a otros. No es que el bitcoin sea una estafa, pero su naturaleza permite que se produzcan estafas, y eso es lo que ha estado sucediendo «

Aunque distintos gobiernos, bancos, eruditos y personajes así como Belfort han expresado su preocupación por el crecimiento del uso y extensión de las criptomonedas, día a día se siguen financiando ICO, invirtiendo en Bitcoin y utilizando toda clase de criptoactivos en la mayoría de países del mundo, demostrando que la aceptación hacia el movimiento es positiva a pesar de las advertencias.

Leer: Interés Millennials en Criptomonedas puede darle un cambio al juego


ProEconomía es un medio digital independiente que se mantiene activo gracias a las donaciones sus colaboradores y lectores.

El proceso tarda unos 30 segundos. Y hace toda la diferencia.