La confianza, el tercero confiable y Satoshi Nakamoto

Fotografía: Jack Guez / AFP

A nivel histórico uno de los principales elementos presentes en las relaciones sociales y de producción, ha sido la confianza. Esta se entiende como el sello de las operaciones de intercambio y valor de los acuerdos alcanzados entre las personas, y es precisamente ella la que pretende rescatar Satoshi Nakamoto con la tecnología “Blockchain” (cadena de bloques) en su white paper (libro blanco) publicado el 31 de octubre de 2008 “Bitcoin: A peer to peer electronic cash system” (Bitcoin: Un sistema de dinero electrónico par a par).

Esto es así porque luego de la crisis financiera global del año 2008 (Crisis de las subprime), quedó ampliamente demostrado para Nakamoto y los demás miembros de los “Cypherpunks”, que la confianza depositada en las instituciones financieras y en las personas que las llevaban, se había quebrado ante el juego de intereses personales que privó al momento de aplicar el dinero de los rescates financieros aprobados por el Congreso de los Estados Unidos de América.

Muchos dueños de bancos afectados por las inversiones en derivados financieros que contenían vehículos de inversión subprime altamente tóxicos, prefirieron pagarse lo que se debían antes de resarcir los daños causados a sus clientes. Es así como muchas personas vieron perder el esfuerzo de años de trabajo, de inversión y de ahorro desvanecerse en cosa de minutos, sin la posibilidad real de hacer nada. Es por esta razón que en el bloque génesis de la “Blockchain” podemos leer una frase insertada por el mismo Nakamoto que reza: “El Times 03/Ene/2009 Canciller a punto de segundo rescate para los bancos”, mostrando que el día de la primera operación de transferencia de valor a través de Bitcoin todavía se estaban ejecutando pagos de los rescates financieros, y que esta tecnología nace como una opción real para superar los problemas del dinero y de las instituciones que lo emiten.

Satoshi Nakamoto, teniendo como referencia los trabajos de otros “Cypherpunks” tales como: Wei Dai, “b-money” y Adam Back, “Hashcash – a denial of service counter-measure, entre otros, desarrolla y publica su libro blanco para establecer un sistema de trasferencia de valor desmaterializado, que con cierto nivel de anonimato permitiera a las personas tener acceso a un medio de pago seguro y global, dejando fuera precisamente al “tercero confiable” o sistema financiero tradicional, asumiendo el hecho que “podemos ser nuestro propio banco” (Be Your Own Bank –BYOB-).

Este nuevo sistema de transferencia de valor centra la confianza en el funcionamiento de un algoritmo (SHA256 desarrollado por la NSA) que establece las normas, principios y reglas de funcionamiento de la tecnología “Blockchain” y del “Bitcoin” como elemento de intercambio, al prevenir el problema del “Doble Gasto”, así como también el problema de los “Generales Bizantinos”, además de no utilizar monedas o medios físicos de representación de valor, estableciendo la “prueba de trabajo” como acción validadora de las transacciones entre cuentas o claves públicas de las personas en la red P2P (peer to peer) global, teniendo también el rol, luego de validadas las operaciones en los bloques de la cadena, de liberar nuevos bitcoins (BTC) condicionados a la mitad o “halving” de una constante que inicia en 50 BTC y que cada 210.000 bloques minados (aproximadamente 4 años), se reduce a la mitad.

Esta manera de validar las operaciones en una red distribuida globalmente, genera confianza al dejar en manos de miles de personas movidas por un incentivo o comisión en bitcoins las operaciones de intercambio de millones de personas, permitiendo a través del “consenso de satoshi” llegar a un acuerdo de todos los mineros o nodos de la red, sin el cual no se puede validar ninguna operación. En este sentido, el trabajo colaborativo y distribuido de los nodos de la red “Bitcoin” usando la tecnología “Blockchain”, proveen la seguridad y confianza necesarios al intercambiar valor en los montos y condiciones establecidas previamente por las partes.

Resulta importante destacar, que en la visión original de Satoshi Nakamoto se usaría el Bitcoin para ser intercambiado por otros Bitcoins en los mercados globales, para así con el paso del tiempo, ir desplazando al dólar estadounidense como medio de pago e intercambio internacional. En ninguna de las páginas de su libro blanco, Nakamoto menciona algún tipo de cambio Bitcoin/US$, así como tampoco establece estructuras para la creación de casas de cambio virtuales (Exchanges) o plataformas para hacer intercambio apostando al valor de mercado (Trading). La gran mayoría de lo que vemos hoy alrededor del Bitcoin y la tecnología Blockchain son deformaciones de la idea original de Satoshi, quien buscaba democratizar el acceso a la mayor cantidad de personas a un medio de pago global, sin la participación del “tercero confiable” o sistema financiero tradicional, dejando fuera paulatinamente a la principal moneda de intercambio.

Las deformaciones de la idea original de Nakamoto le han dado nuevos espacios al sistema financiero para estar presente dentro del desarrollo y expansión de la tecnología Blockchain a nivel global, y es que sin la banca tradicional no existirían los Exchanges y mucho menos las plataformas de Trading, porque lamentablemente al establecer una vinculación con el Dólar estadounidense todos los problemas del dinero fiat-fiduciario se llevan al Bitcoin y a las criptomonedas en general. Entonces la confianza vuelve a tambalearse al estar conectada con la banca de siempre, pero ahora a través de la Blockchain, sin embargo, esta tecnología ha obligado a la banca tradicional a reinventarse e intentar ser más competitiva que las nuevas criptomonedas y los proyectos que representan, que tienen la particularidad de ser un medio de pago y sistema de pago a la vez, cosa que el dinero fiat-fiduciario no puede hacer.

Finalmente, la banca tiene hoy nuevos retos que debe enfrentar en colectivo para transformarse digitalmente si quiere permanecer dentro de los umbrales de la nueva economía, porque la velocidad de adopción y adaptación de las personas y empresas a las criptomonedas es abrumadora. En este orden de ideas, está resurgiendo una visión conectada con la idea original de Satoshi donde miles de personas están usando el soporte de empresas Fintech (no financieras) para transferir valor desmaterializado exclusivamente en criptomonedas sin mediar por algún dinero fiat-fiduciario, volviendo al cimiento del Bitcoin y la Blockchain donde la confianza reside en la tecnología y cumplimiento de las normas, principios y reglas establecidos en un algoritmo, lo que supone un regreso al camino original para satisfacción de los que ven el verdadero potencial del Bitcoin y la tecnología Blockchain más allá de un elemento de intercambio.

Compartir
Economista. Especialsta en Finanzas de Empresas UCV. MSc. en Gerencia Empresarial UCV. Candidato a Doctor en Gerencia UCV. Docente-Investigador de la UCAB/IESA/UAH/UNESR. Desarrollando la línea de investigación de Economía Digital.