Los colores de la economía

La economía es una ciencia social, puede ser analizada por sectores, una opción es por colores, se hace esta división tomando en cuenta los elementos comunes de cada sector observando los productos que se obtienen en cada área o actividad realizada (a pesar de estar divididas por colores en todos los sectores se pueden obtener todos los colores).

La economía verde

Busca cuidar el planeta aprovechando al máximo los recursos e infraestructuras que se posean actualmente. Es 100% ecológica pero no muy rentable según algunos estudios realizados.

El PNUMA ha definido la economía verde como aquella que resulta en un mejoramiento del bienestar humano y la equidad social, mientras se reducen los riesgos ambientales y las carencias ecológicas.

La economía roja

Hace referencia al consumismo como el centro de crecimiento económico. Lleva a los individuos a consumir sin pensar en las consecuencias. Asimismo, se suele asociar al modelo capitalista y posee principios de la economía azul.

La Real Academia Española (RAE) define el consumismo como “La tendencia inmoderada a adquirir, gastar o consumir bienes, no siempre necesarios”. El consumo no hace referencia a nada malo ya que trata del simple hecho de consumir para satisfacer necesidades. El problema está cuando esta actividad se vuelve patológica. Entonces se convierte en “consumismo”.

La economía azul

La economía azul toma en cuenta el avance tecnológico sin dejar a un lado el cuidado del medio ambiente; se basa en los principios de la economía verde. Asimismo, busca maximizar el rendimiento de los recursos a través de la innovación para generar ingresos.

Gunter Pauli, un emprendedor y conferencista belga fue el quien acuñó el término en su libro titulado “La economía azul: 10 años – 100 innovaciones – 100 millones de empleos” (The blue economy: 10 Years, 100 Innovations, 100 Million Jobs) donde describe un modelo de negocio que tiene como propósito lograr la abundancia con lo que está al alcance de nuestras manos, buscando una revolución económica actual.

La economía naranja

Consiste en englobar todos los ingresos provenientes de las artes todos aquellos bienes y servicios resultantes de la actividad artística y cultural.

La economía naranja entre sus políticas públicas ha alcanzado un crecimiento no sólo en materia económica, sino también en turismo y calidad de vida, lo que demuestra el éxito de este concepto, convirtiéndolo en un modelo a seguir para los demás países del mundo que quieran crecer para y con sus habitantes.

La economía negra

Hace referencia a la economía ilegal, a las actividades que son prohibidas como el trafico de drogas, terrorismo, crimen organizado, entre otras actividades.

La desigualdad de oportunidades hace que la población en peor situación vea al crimen más rentable que las actividades legales a las cuales podría tener acceso. También el deterioro de los espacios, como la falta de iluminación o un mal pavimento tiende a incrementar las probabilidades de delitos, porque las zonas que se encuentran en malas condiciones con infraestructura dañada, generalmente significa la ausencia del Estado y lo que implica zonas de baja probabilidad de ser arrestados y condenados.

La economía gris

Hace referencia a todas las actividades que son legales, pero están ocultas ante el Estado, evitando el pago de impuestos y la revisión fiscal. Los trabajos informales son los que más generan empleos en la mayoría de los países en vías de desarrollo.

Es interesante resaltar que en la mayoría de estos trabajos informales se mueve el dinero en efectivo, esto es uno de los motivos por los cuales se le complica al estado tener el control de los mismos. Sin embargo, estos trabajos generan entradas de dinero que representan el sustento de muchas familias día a día; muchos empleadores no muestran sus reportes para evitar la legislación laboral, o simplemente porque trabajan por cuenta propia.

La economía amarilla

Está enfocada en los productos de alta tecnología y de la ciencia. Es un área delicada ya que busca la reducción de costos y cuando el desarrollo se centra en los avances tecnológicos puede generar un desequilibrio y causar desempleo.


ProEconomía es una organización independiente que ofrece análisis disponibles para todos gracias a las contribuciones de nuestros lectores y colaboradores.