Bitcoin ¿Realmente importa?

Fotografía: Reuters

No cabe duda que Bitcoin ha llamado la atención de grandes representantes del sector económico y tecnológico a través de los años. Su robusta pero sencilla arquitectura y su poderosa filosofía basada en la descentralización han convertido a Bitcoin en una de las invenciones más importantes de la última década. Sin embargo, el concepto de Bitcoin se ha expandido en diversas áreas a medida que más personas y empresas experimentan con su tecnología y amplían su prueba de concepto a otras industrias, esto lo vemos con la creciente implementación de blockchain (tecnología subyacente en bitcoin) a diversos escenarios que buscan acoplar su metodología en nuevas formas de ofrecer productos y servicios.

Por otra parte, Bitcoin también ha levantado grandes debates en la esfera económica al ser un fenómeno que busca reformar diversos planteamientos en torno a la importancia de la política monetaria en los países, poniendo en duda la figura de entidades como los Bancos Centrales o los mismos gobiernos e incluso llegar a establecerse como un nuevo patrón capaz de cambiar nuestro conocimiento relacionado a la economía.

Veamos más a fondo por qué Bitcoin se ha convertido en un tema de interés público y como se está desempeñando en la actualidad.

Aparición y expansión

Bitcoin fue creado en 2008 por el pseudónimo de Satoshi Nakamoto, el cual a través de su whitepaper de 9 páginas denominado como “Bitcoin: Un Sistema de Efectivo Electrónico Usuario-a-Usuario” describe toda su composición tecnológica y su propuesta de valor, un sistema que cuenta con las ventajas del efectivo al ser parcialmente anónimo y que sea directamente entre usuarios sin ningún tipo intermediario en internet. Curiosamente el contexto donde Bitcoin aparece es justamente durante la Crisis Financiera de 2008, lo cual permitió escalar su interés por parte de pequeños grupos de geeks que empezaron a experimentar con su tecnología y a entender las implicaciones que tendría para el mundo esta novedosa propuesta.

Desde entonces su expansión fue inminente, al punto que dos años más tarde comenzaría a ser un activo de inversión en diferentes mercados, convirtiéndolo en uno de los instrumentos financieros más rentables en los últimos 10 años. Incluso, durante la actual pandemia que atravesamos, bitcoin ha podido recuperarse el doble desde su última caída en marzo y seguir llamando la atención de muchos inversionistas en medio de la recesión económica que transitamos.

Precio histórico de Bitcoin. Fuente: Coindesk 17/08/2020.

Por otra parte, la expansión de Bitcoin no ha sido sólo en relación a su precio contra el dólar estadounidense, sino también en relación al oro. ¿Por qué esto es importante? Pues bien, Bitcoin ha sido reconocido como un gran instrumento de resguardo de valor, casi a la par del oro, que por muchos siglos ha permanecido como el activo donde el mercado confía más en resguardar el valor de sus riquezas. Esto se debe a sus características esenciales, su escasez comprendida en el 0,00000031% de la corteza terrestre y su resistencia a lo largo del tiempo, características que Bitcoin también contiene en su estructura al poseer su propia oferta monetaria establecida en 21 millones de unidades y su dureza gracias a su protocolo de prueba de trabajo (POW). Debido a esto podemos observar dónde reside realmente el valor de esta tecnología y como se ha encaminado a ser un duro contendiente dentro en los mercados financieros siendo un activo totalmente nuevo con características sumamente peculiares para aquellos que lo analizan.

Crecimiento del precio de Bitcoins vs Oro. Fuente: MarketWatch 2020.

Gracias a esto y luego de 11 años de funcionamiento de Bitcoin, su importancia se ha materializado poco a poco en cada aspecto que involucra su implementación. Este camino no ha sido fácil, de hecho en más de una ocasión se ha tildado a Bitcoin como un activo peligroso e incluso una estafa piramidal, lo cual está lejos de ser lo que verdaderamente esta tecnología significa. Por esta razón, uno de los logros más importantes que ha tenido bitcoin con respecto a su expansión en el mercado financiero es su aceptación a través de las regulaciones que permite en mayor o menor medida el uso de Bitcoin y otras criptomonedas.

Regulación crypto por país. Fuente: Visual Capitalist 2019.

Una idea simple: Democratizar los servicios financieros.

Otro de los elementos que nos permite identificar la importancia de Bitcoin es precisamente la forma en cómo ha modificado las finanzas. El concepto de criptomonedas o criptoeconomía ha logrado expandirse a tal punto de ser una industria con un potencial increíble. Actualmente este mercado posee una capitalización superior a los 300.000 millones de dólares y cuenta con uno de los procesos de desarrollo e innovación tecnológica más interesantes que actualmente se están gestando.

Los grandes dominantes de esta industria son Bitcoin y Ethereum, las blockchain públicas más importantes donde se concentran la mayoría de los desarrollos que vemos en el mercado enfocados en transformar la oferta de servicios financieros (pagos, inversión, seguros, préstamos, entre otros). Gracias a esto han nacido múltiples iniciativas que buscan un fin parecido a Bitcoin, y es democratizar el acceso a más y mejores servicios impulsando la inclusión financiera en todo el mundo.

Cryptocurrency: Redefining the Future of Financial. Fuente: Visual Capitalist 2020.

Muchas personas están viendo los beneficios de usar criptomonedas para solventar diversas necesidades. Por ejemplo, bitcoin se ha hecho muy famoso en países emergentes o en economías con procesos inflacionarios muy profundos, como el caso de Venezuela, Colombia, Brasil, México, Perú, Chile y Argentina que actualmente lideran procesos interesantes de adopción, desarrollo o movilización de bitcoins en latinoamérica según datos de Coindance. Básicamente el uso que encuentran puede variar desde ser un instrumento que les permite acceder a otras monedas más valiosas, ser un activo de inversión mucho más accesible o incluso representar canales de remesas para enviar o recibir dinero de otros países de una forma muchísimo más económica.

Estos mercados han visto una clara oportunidad para usar criptomonedas de forma periódica o para necesidades específicas debido a sus potenciales características, como ser totalmente universales, no poseer condiciones restrictivas en su uso, tener costos transaccionales cercanos a 0 y depender única y exclusivamente del acceso a internet.

Conclusiones

Bitcoin y el mercado crypto están entrando en una etapa mucho más madura que hace unos años atrás, de hecho, su conocimiento no hace más que expandirse cada día haciendo que más personas puedan experimentar de primera mano su propuesta de valor y que más empresas se dediquen a ofrecer servicios basados en esta nueva industria. Tarjetas de crédito, wallets, cajeros automáticos, servicios de custodio, productos financieros basados en bitcoin, etc, son solo algunos de los productos que hoy se comercializan y que masifican una nueva forma de interactuar con el sistema financiero. El mismo mercado fintech ha sido particularmente influenciado por la dinámica que plantea la criptoeconomía y que en un futuro no tan lejano empezaremos a interactuar de una forma mucho más periódica de lo que hoy lo hacemos y que nos permitirá construir un nuevo paradigma de lo que realmente significa el dinero gracias al uso de tecnologías exponenciales.


ProEconomía es una organización independiente que ofrece análisis disponibles para todos gracias a las contribuciones de nuestros lectores.



Compartir
Lic. Comercio Internacional. Gerente de formación - UPA Software. Conferencista e investigador de Economía Digital. Lidera 9