Apalancamiento financiero ¿Un arma de doble filo?

Se ha vuelto frecuente ver el término “apalancamiento” en las redes sociales y medios de comunicación, unos lamentándose y otros beneficiándose gracias a él.

El apalancamiento financiero consiste en utilizar algún mecanismo (deuda normalmente) que te permite disponer de más capital para financiar tus operaciones de inversión.

En nuestra vida cotidiana, en cada operación de crédito, básicamente estamos realizando un tipo de apalancamiento. En el mundo de las inversiones, cuando pides dinero prestado a una tasa para invertir a otra tasa de retorno, básicamente se reduce a una operación de apalancamiento en  inversión.

Cuando comienzas en el mundo de la inversión, normalmente abres un cuenta en algún broker, en este proceso, generalmente te ofrecen apalancamiento en tu cuenta para operar. No en todos te dan la opción de apalancamiento.

¿Cómo funciona el apalancamiento?

Básicamente, por cada dólar que deposites en tu cuenta de broker, ellos te van “apalancar” una cierta cantidad de dinero. Por ejemplo, un apalancamiento de 1:100 te indicaría que por cada 1$ te apalancaran 100$ en tu cuenta. En otras palabras, si depositas 100$ para comenzar a invertir, tu broker te permitirá realizar operaciones hasta por 10.000$.

¿Esto es bueno o malo el apalancamiento?

Es bueno en el sentido, que con tan solo 100$ vas a poder negociar activos financieros por encima del valor de tu capital y por tanto, en caso de tener éxito en la inversión realizada, tus ganancias aumentaran rápidamente. Por otro lado, si no logras tener el éxito que habías planeado, tus perdidas consumirán rápidamente tu capital inicial.

Con un ejemplo se entenderá mejor:

Supongamos que tomas una posición de compra en un activo cualquiera por un monto total de la cuenta (incluyendo el apalancamiento), que serían 10.000$.

Por tanto, si tu posición de compra se va en tu contra (caen los precios) tan solo un 1%, automáticamente el broker cerrara tu operación y habrás perdido la totalidad de tu capital inicial.

Igualmente, en el caso que tu operación se vaya a tu favor (suben los precios) tan solo un 1%, habrás ganado 100$, haciendo que la rentabilidad de tu capital inicial sea del 100%.

Con este ejemplo suele verse fácil, pero en la práctica es muy distinto. Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los brokers, la perdida de tu capital es la ganancia de ellos, de allí surge el interés que te apalanques al máximo.

Muchas personas cometen errores a la hora de comenzar a invertir. El no saber gestionar el riesgo del apalancamiento y las ganas de aumentar su capital rápidamente, termina causando una perdida total de su capital.


ProEconomía es una organización independiente que ofrece análisis disponibles para todos gracias a las contribuciones de nuestros lectores.